Tiendas de mobiliario comercial en Zaragoza

Montar una tienda de mobiliario comercial o equipamiento comercial, sea cual sea la ciudad en dónde se haga, requiere algunos elementos comunes. Éstos son:

  • Espacio muestra: es básico. El mobiliario comercial suele ser más grande y voluminoso que de normal, por lo que necesitamos un local amplio para poder tener todo o casi todo el producto a la vista. La zona de exposición debe ser adecuada, de manera que los clientes no se vean muy apretados y puedan observar con tranquilidad.
  • Almacén: lo que se muestra es una cosa, pero lo que se guarda es otra, y es mucho más grande. Si pensáis en montar un negocio de estas características, buscad un espacio que pueda haceros de almacén, a poder ser en el mismo sitio que la tienda o lo más cercano posible
  • Personal experto: contratar personal especializado es otro elemento a tener en cuenta. Ya no solo para que muestren y vendan el producto, sino que además tienen que ser válidos para poder cargar muebles y transportarlos con la furgoneta o camión a casa de los clientes y ser capaces también de montar los muebles si así lo precisan los compradores.
  • Variedad de materiales: en la variedad está el gusto, y eso implica que se deben tener en el catálogo varias posibilidades de productos, como por ejemplo diferentes tipos de madera o plásticos. La diversidad de la oferta puede ser una buena carta para diferenciaros de la competencia.
  • Difusión: una de las piezas más importantes a la hora de hacer difusión de una tienda de muebles son los catálogos en papel para distribuir entre los clientes interesados y potenciales. En este caso, al ser mobiliario comercial, la idea sería poder repartirlo entre las empresas de la zona, para que conozcan nuestra oferta. Luego también será tanto o más importante la página web con todos los productos y las posibilidades de medidas y materiales. En el caso de la web es de vital importancia que esté actualizada, porque no hay cosa que moleste más a un cliente que ver un producto que desea y que ya no esté en stock.

Luego otro punto importante es la ubicación de la tienda. Dependiendo de la ciudad, hay zonas más propicias que otras. Por ejemplo, en Zaragoza se puede optar por la zona comercial (el centro, la zona de las Delicias, Las Fuentes o San José) o bien ubicarse en Centros Comerciales, que hay varios (Independencia, Puerta Cinegia, Augusta, Grancasa, Aragonia…)

Evidentemente, toda opción puede ser válida, pero tiene sus pros y sus contras: ubicarse en pleno centro es muy difícil para una tienda de estas características, pues se requiere espacio y los locales de según qué zonas son pequeños (y el metro cuadrado va mucho más caro). Dependiendo de lo grande que queramos montar el local, quizá lo mejor es descentralizarse. Pensad también que estar en una zona en las afueras o centros comerciales facilita el aparcamiento, y al tratarse de muebles quizá mucha gente venga con coches grandes para poder cargarlos.